Decoración

¿Cómo elegir la iluminación de exteriores?

Las lámparas de exterior pueden desempeñar diversas funciones: desde la simple ambientación y el resaltado de elementos interesantes de su jardín, hasta el mantenimiento de todos los caminos y la disuasión de invitados nocturnos no deseados. Esta variedad puede dificultar su elección. Con esta sencilla guía, no será un problema.

¿Por dónde empezar?

El primer paso en el camino hacia la iluminación exterior perfecta es determinar el propósito de su luz. Por ejemplo, necesitarás una luz más brillante para fines de seguridad que para ambientar el banco del jardín. Es bueno dividir tu jardín/patio en zonas, ya que en la mayoría de los casos habrá un tipo de iluminación dominante en una zona determinada. Mientras lo haces, comprueba el espacio disponible: no debes meter todo en el mismo sitio ni colocar lámparas en lugares poco prácticos sólo porque haya espacio para ellas. Si te decides por las luces de estaca, asegúrate de que el suelo es lo suficientemente blando para ellas.

Tipos de luces de exterior

Debido a la gran cantidad de opciones disponibles, presentarlas en un texto breve sería imposible. Por eso, aquí te presentamos seis de las opciones más populares:

Luces de fachada/pared

Sin duda, la opción a la que recurren las personas que buscan lámparas de exterior elegantes y decorativas. Pueden montarse en todo tipo de superficies verticales: paredes de fachada, vallas, muros de jardín, cenadores, porches y patios. Sólo hay que tener en cuenta que la mayoría de ellas se alimentan de la red eléctrica, lo que dificulta su instalación y limita su colocación.

Luces de cuerda/festón

En otras palabras, largos cables con bombillas a lo largo de su longitud. La diferencia entre estos dos tipos de luces radica en el tamaño de las bombillas. Funcionan muy bien para la iluminación ambiental y de ambiente, o para iluminar objetos robustos como grandes árboles.

Luces de cubierta

Pueden ser de superficie o empotradas. Proporcionan una iluminación ascendente ideal para el patio, la entrada, el camino del jardín, los escalones y todo tipo de cubiertas. Sólo recuerde comprobar su tensión máxima permitida, para que puedan soportar el peso que se les aplique.

Luces para caminos

Bolardos, estacas y pilares de formas y tamaños variados. La mayoría son luces solares, lo que las hace ideales para jardines de bajo mantenimiento. Se utilizan sobre todo como iluminación de seguridad a lo largo de los caminos o cerca de los obstáculos/puntos de interés (por ejemplo, bancos y muebles de jardín).

Focos LED Exterior

Proporcionan un haz de luz estrecho y concentrado que funciona muy bien para resaltar elementos específicos (por ejemplo, esculturas) o para iluminar un solo punto, como la entrada, el patio, etc.

Proyectores

Al contrario que los focos, producen un haz de luz amplio que puede iluminar grandes áreas con luz. Se utilizan principalmente como iluminación de seguridad o para iluminar zonas de césped y muros de edificios. A veces se utilizan como luces de techo en edificios de jardín. Las bombillas LED son, sin duda, la mejor opción para ellos: necesitan mucha menos energía y, al mismo tiempo, son tan brillantes como las halógenas.

Aspectos a tener en cuenta al elegir las luces de jardín

Cuando sepa qué tipo de luminarias necesita, es el momento de entrar en detalles. Esto es lo que debería comprobar antes de comprar:

Clasificación IP

En pocas palabras, le indica el grado de suciedad y de impermeabilidad de la lámpara. La clasificación se muestra como una designación de dos dígitos: el primero se refiere a la resistencia a los sólidos y el segundo a la impermeabilidad. Para un uso normal en exteriores, debería aspirar a un IP de 65: una luminaria con él debería poder soportar todo lo que el clima pueda arrojarle. Una impermeabilidad de 5+ sólo es necesaria cuando hay mucha agua de por medio, por ejemplo, cerca o en estanques/agua corriente.

Fuente de alimentación

Las lámparas de exterior se pueden alimentar de tres maneras: de la red eléctrica, de baterías desechables o de baterías solares recargables. Las de red son las más fiables, pero pueden afectar significativamente a la factura de la luz y no se pueden mover. Los que funcionan con baterías desechables son muy portátiles, pero no son adecuados para un uso continuo. Las que funcionan con energía solar son una especie de compromiso: son bastante portátiles y a la vez fiables y de bajo mantenimiento. Sobre todo si las combinas con luces LED.

Luminosidad y temperatura de color

La luminosidad (medida en lúmenes) determina el propósito de la luz (por ejemplo, las luces de seguridad deben ser brillantes, pero las de ambiente y acento deben mantenerse en el lado más tenue), mientras que la temperatura del color (en Kelvin) afecta a la sensación general. Cuanto más baja sea la temperatura, más cálido y acogedor será el efecto, así que mantén la luz fría fuera de las zonas de relax. El rango sugerido para la mayoría de la iluminación exterior es de 2700-3000K.

Tecnología LED: la mejor opción para la iluminación exterior

Las luces LED le ofrecen un bajo consumo de energía y le permiten añadir color a su jardín. Esta opción ecológica cuenta con una amplia gama de luminarias de exterior que pueden utilizarse para prácticamente cualquier propósito.

Regresar a la lista

Deja una respuesta